Noticias - Actualidad

Todo sobre seguros para el hogar y negocio: ¡Está que quema!

Por: Roberto J. López| VP Antilles Insurance

Las compañías de seguros ofrecen pólizas de propiedad que cubren las estructuras de las casas en la eventualidad de algunos peligros. Estas pólizas o seguros residenciales, del tipo “dwelling”, “homeowners” o “personal package”, te protegen en caso de fuego, terremoto, vandalismo o huracán. Sabemos que las reclamaciones por vandalismo o terremoto son mínimas, y que afortunadamente las ocasionadas por un huracán ocurren cierto tiempo. Sin embargo, de acuerdo con las estadísticas de Antilles Insurance, en años no catastróficos, el mayor número de reclamaciones en este tipo de pólizas de propiedad residencial proviene de fuegos en las cocinas, convirtiéndolas en el área más susceptible de la casa. 

Las estadísticas que provee el National Fire Protection Association (NFPA), indican que los cuerpos de bomberos en Estados Unidos atienden un promedio anual de 170,200 fuegos residenciales, de los cuales el 47 por ciento de los mismos se originan en las cocinas. La mayoría de estos fuegos (el 62 por ciento) ocurre por la falta de atención al utilizar las estufas.

SI TE INTERESA: La primera urbanización impresa

Por esto, es importante que cuando cocines, vigiles atentamente lo que se calienta y no dejes desatendida dicha actividad. Si necesitas salir de la residencia o moverte del área, no dejes nada cocinando ni aparatos eléctricos encendidos. Mantén limpia el área para evitar tropiezos o accidentes.  

También recuerda limpiar los utensilios de cocina y las superficies después de utilizarlas para así evitar la acumulación de grasa. El aceite y la grasa son elementos que se encienden con facilidad, por lo cual es importante limpiarlos de inmediato. Aunque los niños deben estar fuera de la cocina en todo momento, procura que los mangos y las asas de las ollas estén hacia el interior de la estufa.  

Es mejor precaver que lamentar. Por eso, es importante que instales un detector de humo en tu cocina y que también tengas a la mano un extintor. Una vez adquieras estos equipos es de suma importancia que establezcas un plan de mantenimiento, de manera que recuerdes cambiar regularmente la batería del detector de humo y revisar la carga del extintor.

SI TE INTERESA: Nueva Junta de Directores en la ACMC

Aunque la aseguradora te indemnizará por los daños asegurados en la eventualidad de un fuego en tu residencia, es mejor evitar estos siniestros y no tener que hacer ninguna reclamación. Al evitar un fuego en tu cocina, también estás protegiendo tu vida y la de tu familia.