Noticias - Arquitectura

Tres años de éxito

Por: Ileana López Avilés / Especial para Construcción
Arq. Pilarín Ferrer Viscasillas. (Suministrada)

Tras recibir el apoyo de la matrícula del Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de Puerto Rico (CAAPPR), quienes durante tres términos la eligieron como presidenta de dicha entidad dedicada a velar por los intereses y responsabilidades del gremio y fomentar el conocimiento y aprecio de la arquitectura y la arquitectura paisajista, la Arq. Pilarín Ferrer Viscasillas pasa revista de los logros obtenidos durante estos   tres años.

Para Ferrer Viscasillas, segunda mujer en ocupar el puesto desde la creación del CAAPPR, además de sentir un enorme privilegio por haber podido presidir el Colegio, dicha gestión le  enseñó que la misma es una  que requiere de mucho compromiso para atender de forma  responsable los asuntos que día a día son necesarios atender.

“Comenzando con un cambio de Gobierno y una economía frágil que ha tenido su impacto y que nos ha obligado a implementar medidas drásticas y tomar decisiones difíciles, el haber sido presidenta del CAAPPR ha sido una experiencia   diversa y enriquecedora, que me ayudó a apreciar y distinguir la tarea de aquellos que me precedieron. La labor de un presidente es constante. Requiere de tiempo y se aprende muy pronto a separar lo importante de lo urgente y a colaborar con las organizaciones hermanas, que tienen como norte el bienestar y futuro de nuestra patria”, dijo Ferrer.

SI TE INTERESA: La Bauhaus y la enseñanza del diseño abarcador

Durante estos tres años, el Colegio ha trabajado e implementado muchos proyectos y medidas   importantes.  Por ejemplo, “pusimos nuestro  granito de arena en  lograr un Plan de Uso de Terrenos cónsono con nuestra realidad de país, buscando un desarrollo armonioso y respetuoso de nuestro entorno natural, pero que a su vez reconociera la evolución natural y el progreso de las comunidades”. 

Igualmente, se enmendó el Código de Ética y Práctica Profesional para reconocer las realidades del siglo XXI y se creó “un nuevo principio (núm. 6), que atiende la responsabilidad del colegiado hacia la protección del medioambiente”.

Además, con el objetivo de llevar el mensaje de qué es lo que hacen los arquitectos y arquitectos paisajistas, cuál es su rol en la sociedad y la importancia de que se reconozcan como profesionales  debidamente calificados, se iniciaron varias alianzas con diversas organizaciones. Entre estas  la Asociación de Productos de Puerto Rico, con cuyo apoyo se creó    un programa de talleres educativos, dirigidos a orientar a aquellos que están considerando acometer una obra para que sepan qué solicitar  y cuándo contratar a un profesional.  De igual modo,  se estableció una colaboración con AARP para organizar una serie de charlas sobre   la importancia del diseño universal, el cual aporta a la calidad de vida y la independencia de los individuos, sin importar su edad. 

SI TE INTERESA: Abiertas las nominaciones para la Medalla de la Arquitectura Dr. Ricardo Alegría

“Como parte de mi presidencia, he querido dejar instalado un legado de actividades recurrentes que le den mayor relevancia y presencia a nuestro Colegio entre la comunidad en general. Educar de forma amena y divertida para que la gente entienda mejor qué hacemos los arquitectos y arquitectos paisajistas, y cómo podemos contribuir a un mejor entorno, espacio público y ambiente natural y construido. Entre estas actividades, y reconociendo la importancia de las zonas históricas, organizamos una serie de visitas guiadas mensuales a cada una de las 12 zonas históricas de Puerto Rico, como un mecanismo para educar sobre nuestra historia, patrimonio edificado y espacio público”. Además, se invitaron a importantes arquitectos nacionales e internacionales a ofrecer charlas dirigidas a los colegiados y   al público en general.

Asimismo, se lograron acuerdos colaborativos con el Museo de Arte de Puerto Rico, el Museo de Arte Contemporáneo y la Asociación de Historiadores de Viejo San Juan, así como una alianza con la Escuela de Arquitectura  Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR), la cual ha colaborado como sede tras la creación de la Comisión de la Región Sur Oeste (CreSO), la cual “ha rendido frutos al ofrecer un sinnúmero de talleres y cursos de educación continua para los colegiados de la región”.  

SI TE INTERESA: La Pirámide del Louvre cumple 30 años

Por otro lado, el CAAPPR se expresó públicamente acerca de serios asuntos que afectaron al país, como el IVU, IVA, el PUT y la Zona del Karso. Y de igual forma, estableció un directorio profesional digital para que el público pueda acceder a contratar un  profesional licenciado.

Según Ferrer, quien desde el 1992 unió sus esfuerzos a la firma Méndez Brunner, Badillo & Associates, “el cargo de presidenta del CAAPPR, me ha dado la oportunidad de aprender de muchos procesos y situaciones, estrechar lazos con organizaciones afines y unirnos para dar algunas batallas importantes. Esta experiencia me ha hecho comprender la importancia de nuestro Colegio para las profesiones que representa  y me gustaría ver a más personas, sobre todos a los nuevos y los jóvenes, venir e involucrarse”. Agregó  que  “en esta economía frágil, veo muchos retos para la profesión y para el CAAPPR, pero a pesar de las dificultades, si las cosas se hacen, se hacen bien y con mucho ánimo, la gente responde y sus palabras de aliento es lo que nos anima a seguir inventando nuevos proyectos e iniciativas”.

SI TE INTERESA: El puertorriqueño Eduardo Egea llega hasta Abu Dabi con su arquitectura hospitalaria

Tras ofrecer un amplio informe de su pasada gestión, la   también profesora de la Escuela de Arquitectura PUCPR,  recibió un amplio apoyo de sus colegas para seguir al mando de la Institución y consciente del papel educativo del CAAPPR en la sociedad puertorriqueña este año tiene como una de sus metas educar al público  sobre el tema de la importancia del diseño universal, el cual aporta a la calidad de vida y la independencia de los individuos, sin importar su edad.