Noticias - Arquitectura

Una arquitecta puertorriqueña en el equipo de diseño de la nueva casa de los Atléticos de Oakland

Por: Militza Suárez Figueroa

De cara a la bahía y con un diseño tan de vanguardia que incluirá hasta un parque pasivo con todo y jardines en el techo del estadio. ¿Suena futurístico? Pues así será la nueva casa de los Atléticos de Oakland y una arquitecta puertorriqueña trabaja en su plan, que hará historia en la construcción de estadios. 

“Estamos emocionadísimos de trabajar en este proyecto, porque realmente es un momento histórico para el baseball, la cuidad de Oakland y la región”, dice Verónica Rivera Rosa, senior associate de James Corner Field Operations, la firma de arquitectura paisajista encargada de parte del diseño.

En el diseño del nuevo parque para los A’s, equipo que lleva más de tres décadas en la ciudad californiana, no se ha escatimado. Y es que, según la arquitecta, esta construcción se visualiza como parte del legado de los Oakland A’s y una reafirmación de su compromiso con la comunidad.

 “Los atléticos de Oakland tienen una gran historia con la comunidad aquí, y no se toman esa responsabilidad a la ligera. Han traído lo mejor de lo mejor a la mesa para realizar este proyecto; arquitectos, arquitectos paisajistas e ingenieros de renombre”, apunta la egresada de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico que lleva tres años en San Francisco.

SI TE INTERESA: Uno de los hoteles más icónicos del siglo veinte

Bjarke Ingels Group (BIG), una famosa firma de Copenhague con sucursal en Nueva York es la encargada de la arquitectura del nuevo estadio. Su propuesta hace honor a las siglas en inglés de Bjarke: grande. Ubicará como mirando hacia la bahía (desde donde se verá la estructura en todo su esplendor) y romperá con el concepto del parque rodeado por un gran estacionamiento que permanece cerrado al terminar la temporada. En cierta forma será un estadio más “pequeño”, con las gradas situadas lo más cerca posible de la acción para devolver a la fanaticada la sensación de sentirse dentro del juego que ofrecían los parques de antaño.

Pero lo que para nada es de aquella época es lo que se propone para el techo del estadio. 

“El concepto de ‘the park within a park’ es uno de los detalles que distingue a este proyecto de otros. El techo del parque de pelota será un parque recreativo, proveyendo amenidades para el público durante los 365 días al año y a su vez añadiendo diversas maneras de cómo disfrutar el juego. Ya no solo será estar sentado en una silla durante todos lo innings; también podrás disfrutarlo desde gradas verdes, bajo la sombra de un árbol, o desde un césped con vistas panorámicas a 365 grados”, revela la cidreña.

SI TE INTERESA: Joven boricua se destaca en la arquitectura a nivel internacional

A ese espacio casi de película de ficción, producto del doblez del techo de la estructura deportiva, le han llamado inicialmente Oakland A’s Rooftop Park. Su uso será exclusivo solo durante los días que haya partido y el resto del año estará abierto para el disfrute de la comunidad de Oakland de forma gratuita.

La arquitecta Rivera es la Project Leader del arquitecto paisajista del plan. En este momento trabaja arduamente en el diseño y la logística, pero en las siguientes etapas del proyecto, estaría diseñando detalles piezas arquitecturales en el rooftop park. 

“Estaremos diseñando todo un conjunto de mobiliario: plataformas, tarimas, asientos, terrazas e incluso algo más juguetón, como columpios o mecedoras… hay un mundo de posibilidades según vayamos entrando en más detalle”.

La construcción del estadio, que tiene fecha de culminación para el 2023, forma parte del Plan Maestro creado para darle una nueva perspectiva a la vida en ese lado de la ciudad. El mismo consta de la transformación de 55 acres de lo que hoy es parte del puerto de Oakland. Contará además con edificios, oficinas, comercios y todo un sistema de espacios públicos de más de 10 acres.

SI TE INTERESA: The Landmark, un espacio vanguardista de cotrabajo en Miramar

Ese sistema de parques que bordearán la bahía se llamará Howard Terminal Waterfront Park y combinará espacios lo suficiente amplios para recibir 35 mil fanáticos durante la temporada de béisbol con una serie de jardines, plazas y arboladas.  

Un detalle interesante es que tanto el nuevo estadio, como los espacios públicos (a cargo de James Corner Fields Operations), provocarán una nueva interacción de la comunidad con el cuerpo de agua que les bordea. A la arquitecta Rivera, como buena caribeña y amante del mar, la llena de expectación brindar “experiencias aún desconocidas para muchos en Oakland”.

Pero Rivera también destaca que este proyecto tiene visos históricos porque toma cuenta de los cambios climáticos que hoy afectan al área y propone conceptos de arquitectura resiliente. Y en eso ya cuenta con experiencia, pues ella también trabaja el proyecto South Bay Sponge en el área de la bahía del Silicon Valley, que observa el mismo enfoque. 

SI TE INTERESA: Ofrecerán recorrido arquitectónico de la exhibición del Arq. Jaime Cobas

Para la boricua, que recientemente vino a la isla como invitada a la convención de la American Institute of Architects, tomar parte en proyectos de envergadura fuera de Puerto Rico le provoca toda una mezcla de sentimientos.

“Siempre ando con mi orgullo patrio a flor de piel. El que me conoce, sea el dueño de los Atléticos, políticos o algún ejecutivo importante, a la segunda oración que diga, ¡se entera que soy de Puerto Rico! Siento la responsabilidad de que mis trabajos hablen del calibre del profesional puertorriqueño; de nuestra pasión, determinación y honorabilidad. Pero también está siempre la inquietud de cómo implementar las experiencias y el conocimiento adquirido para el beneficio de Puerto Rico. Siempre hay algo de sentido de culpabilidad por no estar ahí trabajando en mover a nuestro país en adelante”.