Noticias - Arquitectura

Una lujosa residencia en la zona norte con la historia de sus propietarios como principal inspiración

Por: Jomar José Rivera Cedeño| jomar.rivera@gfrmedia.com

Desde sus inicios en el 2001, Alvarez-Diaz & Villalon Architecture & Interior Design se ha destacado por crear diseños de arquitectura e interiores energéticamente eficientes y sustentables, y que realcen las experiencias de las personas. 

Un ejemplo de ello es esta propiedad, construida en un pueblo del norte de la isla y que se diseñó específicamente para una familia puertorriqueña con ascendencia española que pasa la mayor parte del tiempo en el área metropolitana, pero al final del día prefiere disfrutar la tranquilidad y frescura de la montaña. 

“Era bien importante utilizar la experiencia del desarrollo de la propiedad como una oportunidad de dejar un legado. Es decir, que la misma residencia cuente la historia de sus habitantes”, dijo el arquitecto Ricardo Álvarez-Díaz sobre el proyecto que es una combinación colonial-español y amarrado a una visión tropical que no podía hacerse en otro lugar que no fuera en Puerto Rico.  

Narró Álvarez-Díaz que, desde el primer momento, antes de trabajar cualquier concepto, fue importante entender la localización de la propiedad en relación a las vistas, la luz solar, los vientos cruzados, entre otros elementos porque se estaban tomando en consideración todos los aspectos de resiliencia de una residencia de ese tipo. 

SI TE INTERESA: Villa Mariposa, una residencia en Guánica que es todo un lujo frente al mar

“La mayor parte de la propiedad está diseñada alrededor de un patio interior al estilo español y la localización de las habitaciones y áreas de estar tiene mucho que ver con el tema de la localización solar: por cual lado sale el sol y por donde se pone. También enfatizamos mucho el tema de las vistas. Por ejemplo, el área de la cocina conecta con un patio que tiene unos elementos que enmarcan la vista del centro del pueblo desde la propiedad”, explicó.  

El arquitecto recalcó que el tema del diseño para su firma siempre ha sido muy importante, así como lo que es la escala, el sentido de lugar y los espacios.

En esta propiedad, “básicamente tú entras a un espacio de doble altura (lo que viene siendo la entrada principal) con una torre en representación adicional de la residencia tipo hacienda que se hacía en la isla en los tiempos de antes, que demarcaba el punto en donde estaba localizada la propiedad. Luego, pasas al área de estar y esta se une con unos balcones que dan para el frente de la casa”, continuó.  

SI TE INTERESA: Viaje arquitectónico

En su primer nivel, la residencia alberga un área de almacén, habitaciones para invitados y un espacio para ver películas. En el segundo piso están localizadas las áreas del día a día por el aspecto de ventilación y seguridad. Esto, el experto lo describe como una “reimaginación del siglo XXI”. 

En cuanto a los materiales, Álvarez-Díaz reveló que hizo un análisis para determinar qué elementos de construcción utilizar. “En Puerto Rico todos sabemos que el material más abundante y que más se conoce en la construcción es el concreto. Y aquí no es la excepción,  pero para las terminaciones como tal, utilizamos materiales autóctonos como la coquina, que la pusimos en el área pública alrededor del patio interior. Se trata de un material de coral, con un color muy típico que solo existe en Puerto Rico. Decidimos irnos más tradicionales porque una de las cosas más importantes para esta familia era tener una experiencia universal y no sentirse que entraron a una propiedad de hace 200 años, pero que tampoco viven en una propiedad del siglo XXV", mencionó. 

SI TE INTERESA: La Bauhaus y la enseñanza del diseño abarcador

En la casa que se diseñó en el año 2002, pero se construyó en el 2007, se utilizó madera local para las vigas del techado principal, dándoles una visión de lo que vendría siendo la hacienda puertorriqueña y se mantuvieron los materiales más sencillos posibles. 

A preguntas sobre el resultado del proyecto, el expresidente de la Asociación de Constructores de Puerto Rico (ACPR) entendió que “se logró muy bien por el poco protagonismo del arquitecto y total atención al usuario. Si tú conoces a la familia y comprendes su historial, era más importante entender la trayectoria y el legado de ellos y la manera en que querían vivir y  desarrollar su familia que el tema de protagonismo. Es un diseño bien transparente en el que tú no identificas quién es el creador, pero sí sabes quién lo ocupa”. 

De igual manera, Álverez-Díaz reveló que el mejor comentario que escuchó del dueño es que él y su esposa se sentían que esta experiencia les dio la oportunidad de crear y desarrollar su entorno. Muy acorde con la misión y visión de la empresa de “crear lugares con propósito”.

SI TE INTERESA: Abiertas las nominaciones para la Medalla de la Arquitectura Dr. Ricardo Alegría

Vistazo al mercado de vivienda  

“Yo creo que en el área de la vivienda estamos pasando una situación muy diferente a la que vivíamos antes del huracán María”, manifestó. “Parte de la razón es que dejamos de ser aspiracionales y, aunque seguimos pasando por una situación limitada en áreas montañosas y urbanas, estamos empezando a notar que las personas están teniendo más confianza en la inversión que están haciendo. Y esta es una señal esperanzadora”. 

Precisamente, según el arquitecto, el año pasado se construyó una cantidad de casas que no llegaba a las mil unidades. Actualmente, se han sometido alrededor de 45 proyectos de construcción para todos los niveles: desde vivienda asequible hasta casas de lujo con 4 mil y 6 mil pies cuadrados (como mínimo) que son tamaños que no se trabajaban con frecuencia desde hace aproximadamente 10 años. 

“Otra área que ha tomado mucho auge es la reinversión y la remodelación. Cuando te sientes confiado en que las cosas pueden mejorar, te lanzas a los retos y eso es lo que estamos viendo en el mercado, donde los propietarios están comprando para alquilar sus propiedades a terceros y están invirtiendo en mejorarlas”. Ese comportamiento seguirá siendo tendencia gracias a influyentes como la  Ley 22, por  personas que están regresando a la isla e individuos que han visto a Puerto Rico crecer luego de la catástrofe de Irma y María.