Noticias - Hogar y Decoración

Variables a tener en cuenta a la hora de elegir la pintura más adecuada

Por: Jomar José Rivera Cedeño| jomar.rivera@gfrmedia.com

La pintura es mucho más que una capa de color que se aplica sobre paredes, pisos, techos y otras superficies. Se trata, en verdad, de un compuesto elaborado a base de cuatro elementos básicos: pigmentos, resinas, solventes y aditivos. “Es la sustancia principal que se utiliza para proteger o embellecer una superficie”, describió Enid Vidal, gerente de Control de Calidad de Enco Manufacturing. 

Los pigmentos son los que aportarán el color al producto. En general es un polvo fino que no se disuelve completamente sino que se mezcla con el medio líquido de base. Los hay de dos tipos: los primarios (encargados de dar el color y la buena terminación al producto), y los extensores (elaborados a partir de arcilla, sílice, talcos y tizas, que colaboran en la prevención del desarrollo de moho, óxido y otros). 

Las resinas, por su parte, son el agente que encapsula al pigmento y lo adhiere a la superficie trabajada. La de mayor calidad es la acrílica, y es también la que confiere más o menos brillo al producto.

SI TE INTERESA: ¿Es posible refrescar una estancia sin aire acondicionado?

De igual manera, los solventes, son el líquido en el que flotan los pigmentos y las resinas. Al ser aplicado, este se evapora y deja bien adheridos a los demás componentes a la superficie. Pueden ser a base de agua o mineral. Cuanto menor sea el porcentaje de solventes, mejor será la cobertura de la pintura. 

Finalmente, los aditivos, son la sustancia que se adjunta al material para elevar sus características, es decir, son los encargados de que los productos tengan buena fluidez sobre las superficies, mejoran su adherencia, y también sus capacidades antihongos y antioxidantes.

La química recomienda que “toda superficie que va a ser pintada debe estar limpia y seca”. En ocasiones, cuando se va a inspeccionar la superficie, se detectan problemas de alcalinidad, ampollas, arrugas “y eso hay que corregirlo antes”, manifestó. 

Una solución para cada problema

Ampollas- hay que raspar, lavar y esperar que seque.

SI TE INTERESA: Cuatro plantas que ayudan a mitigar el calor

Humedad- puede generar hongos. Lava la superficie con agua y cloro. Una cuarta parte de cloro y tres cuartas partes de agua. Luego enjuaga, espera que seque y la superficie quedará lista para el “primer”. 

Grietas- Corrígelas con masilla y luego lija. 

Eflorescencia o superficies nuevas- La reacción química del concreto dura de 24 a 28 días. Durante este proceso ocurre una liberación de sales y lo recomendable es esperar que pase el período. Pero, si el contratista o dueño de la propiedad quiere terminar el trabajo de forma rápida, lo ideal es aplicar un “primer.

Plomo en mi pintura, ¿qué hago?

El plomo es un elemento químico. Se trata de un metal que antes del 1978 era utilizado en las pinturas y luego se determinó que es dañino al humano. “Causa daños al cerebro, hígado y pulmones”, advirtió la experta". Actualmente no se utiliza en pinturas, pero si tienes una estructura que fue pintada antes de esta fecha y hay partículas de pintura sueltas, debe removerse por un contratista.

SI TE INTERESA: Cómo elegir la ventana ideal

En caso de que decidas remover la pintura con plomo (bajo tu propio riesgo), debes utilizar un respirador con filtros. También tienes que cubrirte el cabello, los pies y las manos. “Raspa con una espátula húmeda y humedece la pared para que los residuos no se esparzan”, sentenció Vidal. 

La pintura ideal

La pintura no solo es para embellecer sino también proteger las superficies de los ataques de diversos agentes del medio ambiente. Por eso, para elegir la pintura adecuada es necesario analizar no solo su aporte estético, sino también sus características técnicas. 

“Toma en cuenta que a veces un solo tipo de pintura no basta para proteger adecuadamente una superficie. En esos casos es necesario combinar capas de pintura con diferentes características, cada cual aportará una propiedad específica. Y al momento de pintar, lo que podría requerir esfuerzo adicional son los trabajos de preparación previa y el llegar a alcanzar las zonas que necesitan pintura”, dijo la gerente. 

SI TE INTERESA: Weco introduce revolucionario mortero autonivelante

Asimismo, debemos preguntarnos bajo qué superficies vamos a pintar. Si es en el exterior, la mejor resina que funciona en nuestro clima es la 100 por ciento acrílica. Por otra parte, para pintar en interior, debe ser baja en olor. “En el mercado contamos con productos bajos en olor para cuidar las vías respiratorias de las personas dentro de la propiedad”, apuntó Vidal. “Si es una superficie expuesta a la humedad, hay pinturas que la bloquean y que son ‘primer’ y sellador, con biosida y fungicidas que eliminan el hongo”.

Tipos de pinturas

1. Pinturas al agua. Son ideales para las paredes de interior porque secan rápido y puedes darle una segunda o tercera mano de 3 a 6 horas después.

2. Pinturas a base de aceite. En el exterior utiliza las resistentes a las intemperie que son a base de aceite. 

3. Pintura barnizada. Si se trata de recuperar un mueble, se suele usar barniz, que le imparte una apariencia atractiva a la madera y luego aplicas poliuretano, para un acabado luminoso y parejo. 

SI TE INTERESA: La piscina, un pequeño paraíso en casa

4. Pintura epóxica. En materiales como la madera o el metal, la pintura epóxica es ideal. También puede usarse en lugares húmedos. Este tipo de pintura se consigue en “kit” con resina, endurecedor y diluyente. 

5. Pintura mate. Para los acabados, los más comunes son el mate, semi mate y satinado. Sin embargo, existe una nueva línea de pinturas que brinda acabados texturados que, incluso, pueden asemejarse al cemento.

Para comunicarte con las oficinas de EPA, llama al 787-977-5865.