Noticias - Arquitectura

¡Viva el Centro! Coamo

Por: Arq. Diana Luna / Especial para Construcción
Vista parcial del interior de la Casa Parroquial.

Julio es un mes muy especial en Coamo. Ayer,  15 de julio se celebró el 446 Aniversario de su fundación y   la Zona Histórica de Coamo se designó el 19 de julio de 1995. En pocos días se celebra el 21 Aniversario.  iQue se conserve su historia       por muchos siglos más!

  El Coleccionable de la Zona Histórica de Coamo se ha convertido en un proyecto muy especial.  El propósito de documentar los edificios y dar a conocer las Zonas Históricas en Puerto Rico se enriquece con esas historias especiales que relacionan la vida de las personas y la permanencia de los edificios históricos.   La documentación de la arquitectura histórica cobra un valor especial cuando, además, estamos en la búsqueda de nuestra propia historia.

Cuando era niña, mi padre me contaba que por un tiempo su familia vivió en Coamo.  Como parte de esas historias, muchas veces me mencionó que había cursado los primeros grados en el Colegio Nuestra Señora de Valvanera, sin embargo nunca visité el Colegio con él.

SI TE INTERESA: La Bauhaus y la enseñanza del diseño abarcador

Este colegio se fundó en el   1929, cuando don Florencio Santiago legó una partida para construir un colegio católico en los alrededores de la Ermita.  Posiblemente, el Colegio es una de las instituciones más antiguas todavía en funciones en la Zona Histórica de Coamo.

Al comenzar el proyecto de este Coleccionable decidí visitar el Colegio por primera vez.  Al caminar por sus pasillos y entrar a la Ermita comprendí que la historia que documento es parte de mi propia historia.  Es así como una serie de coincidencias han hecho de este un proyecto especial.  Mi agradecimiento a don Ramón Arnaldo Iglesias quien me ofreció el mejor de los regalos, una foto de grupo, y       posiblemente uno de ellos es  mi padre, tomada  en el Colegio para     1935.  Una historia que me comprometí en completar, porque el compromiso de la continuidad es vital.

En la ruta por conocer esa historia diferente no contada de las Zonas Históricas en Puerto Rico, he encontrado excelentes seres humanos con un gran compromiso y orgullo de la herencia personal y la herencia colectiva.  Son ellos los custodios del patrimonio edificado que se encargan de pasar  la historia, la arquitectura y la ciudad a la futura generación. Gracias a los custodios del patrimonio edificado de Coamo.

SI TE INTERESA: Abiertas las nominaciones para la Medalla de la Arquitectura Dr. Ricardo Alegría

 Arquitectura residencial histórica alrededor de la plaza

Las Plazas de Recreo de los pueblos de Puerto Rico originalmente estaban rodeadas de edificios institucionales y viviendas.  Muy pocos pueblos aún conservan esas viviendas que han sido sustituidas en muchos casos por edificios comerciales.  Sin embargo,  alrededor de la Plaza de Recreo de Coamo actualmente podemos constatar una gran cantidad de viviendas.  Algunas de esas viviendas se conservan con sus características históricas, otras de ellas han sido sustituidas por estructuras de estilo moderno.

Las casas de las familias  Iglesias,  Bernier, Larrauri y  Passalacqua, entre otras, conservan gran parte de su arquitectura original.  

La casa de la familia Iglesias 

Conocer a don Ramón Arnaldo Iglesias ha sido una experiencia enriquecedora.  La conversación con  Iglesias y su pasión por la recuperación y conservación de la historia es digna de admiración.  La mayor parte de su vida la vivió en esa casa de la cual tiene todo el historial.  De niño vivió en la casa para acompañar a su tía y ella se la dejó en herencia.  La edificación fue construida en el   1885 por don Venancio Martínez Ortiz.  Posteriormente fue adquirida por  don Rosendo Gierbolini, Francisco Semidey, Vicente Calixto Rivera y María Modesta Rivera, la tía de don Ramón, en el   1943.  En el   1966 la heredó don Ramón Arnaldo Iglesias.  Desde entonces ha vivido la casa con su familia.

SI TE INTERESA: La Pirámide del Louvre cumple 30 años

La casa tiene un piso de altura en la parte frontal con un balcón corrido a lo largo la fachada frontal.  La fachada principal queda frente a la Plaza de Recreo y presenta una escala impresionante de gran casona por su altura y posición.

 Otras residencias importantes alrededor de la plaza incluyen la casa original de la familia Cott, actualmente de la familia Larrauri que fue diseñada por el   arquitecto Antonin Nechodoma en el   1929. 

 La casa Bernier en la Calle Quintón también está frente a la plaza y que próximamente será convertida en la Posada San Blás.  También encuentra la  casa de la familia Passalacqua actualmente Casa Parroquial, y la casa de los arquitectos Guillermo Acevedo y Norma Fuster que está en proceso de restauración.  Todas las residencias tienen un elemento en común, el balcón en la fachada frontal frente a la plaza.